Entendemos a la Agroecología como un nuevo paradigma en el diseño y gestión de sistemas agrícolas basado en la aplicación de conceptos y principios ecológicos.

La agroecología busca minimizar la introducción de recursos externos a la unidad productiva tales como fertilizantes, semillas, agroquímicos y combustible entre otros, priorizando los procesos y las relaciones ecológicas que ocurren en el suelo y entre la biodiversidad.

En las producciones agroecológicas es importante entender los flujos de nutrientes y económicos de los sistemas agrícolas para lograr un balance entre ingresos y nutrientes. Las unidades productivas deben observarse como ecosistemas complejos y autosustentables.

Principios Ecológicos Elementales:

Prácticas de Producción centradas en el cuidado del suelo, la conservación o incremento de su materia orgánica y la valorización de la microbiología presente, con la visión de que suelos vivos y sanos son la base para producir plantas sanas, animales sanos y consecuentemente alimentos de calidad, inocuos y nutritivos.

Prevención y control natural de plagas y enfermedades mediante diseño de corredores biológicos que proveen de servicios ecosistémicos y zonas de refugio de la fauna benéfica y el uso de biopreparados, tramperos, plantas repelentes y atrayentes, así como la diversificación, introducción y conservación de los depredadores naturales;

Mantenimiento del suelo vivo, para su conservación y la del agua, promoviendo el incremento de la fertilidad natural a través del fortalecimiento de los procesos biológicos existentes, mediante prácticas de laboreo mínimo, cobertura vegetal seca, cultivos de cubierta verdes de invierno y de verano, curvas de nivel, suministro de materia orgánica mediante el uso de compostaje, estercoleros, cenizas, lombricompuestos y/o biofertilizantes y preparados biodinámicos que vivifiquen los suelos;

Reciclaje de nutrientes mediante rotaciones de cultivos, asociaciones de plantas, cultivos en franjas, agroforestería, policultivos y cultivos intercalados basados en leguminosas; planificación del pastoreo tanto para comandar el momento de encuentro animal-planta en el punto óptimo de pastoreo como para promover una distribución uniforme del bosteo en las parcelas, englobadas todas estas acciones dentro de las denominadas Mejores Prácticas Agropecuarias (MPAs);

Fortalecimiento de actividades productivas que aportan servicios de polinización y nichos ecológicos para la alimentación, refugio y reproducción de especies benéficas, tales como la apicultura y la forestación, entre otras.

Producción, selección, conservación y cuidado de materiales genéticos locales de semillas, plantines y animales;

Uso múltiple y sustentable del paisaje y la biodiversidad.

La Agroecología parte de una serie de premisas metodológicas para desarrollar, integrar y mejorar las prácticas que responden a tres lineamientos:

• Enfoque Holístico y Sistémico.

• Mirada Multidisciplinaria, entendiendo que los sistemas sólo pueden entenderse a través de las perspectivas que aportan diferentes áreas del conocimiento.
• Investigación-Acción Participativa, en que los agricultores son sujetos y no sólo objetos del proceso de investigación.

La Agroecología NO es un conjunto de técnicas o recetas. El proceso hacia la agroecología no es de una día para otro ya que no se trata de un paquete tecnológico que se puede implementar de igual manera en cualquier región o campo. 

Es necesario rediseñar los sistemas agrícolas actuales y esto implica la activa participación de los productores y sus conocimientos. Este proceso de “Transición Agroecológica” precisa de la articulación de conocimientos locales y académicos, y la participación de todos los actores de la sociedad.

Problemática del modelo agrícola actual

El modelo de producción agropecuario actual, basado en la maximización de la rentabilidad y la producción sin considerar otros aspectos tales como la biodiversidad, la huella hídrica, el paisaje, la salud animal y humana, es una de las actividades humanas que está poniendo en mayor riesgo la sustentabilidad de la vida en la tierra, en todas sus formas.

El impacto que esta agricultura industrial puede observarse en:
(i) las altas tasas de deforestación,
(ii) la proliferación de casos de cáncer en pueblos cercanos a zonas de cultivos,
(iii) la pérdida de biodiversidad,
(iv) la contaminación de acuíferos, y
(v) la degradación y erosión de los suelos, entre otros.

A su vez, la agricultura (en todos sus modelos) es responsable del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero que se emiten en la actualidad.

CONTACTATE

Escribinos un mensaje por aquí para que te contactemos a la mayor brevedad posible.

Enviando

©2019 RENAMA - Red Nacional de Municipios y Comunidades que fomentan la Agroecología - Argentina

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?